Embajada de Suiza en México

Enrique C. Rébsamen

Enrique C. Rébsamen
(1857-1904)

Hace poco me prestaron un pequeño libro acerca del suizo E. Rébsamen suscrito en septiembre de 1927 y de la autoría de E. Zollinger: "ENRIQUE C. REBSAMEN, EL RENOVADOR DE LA INSTRUCCIÓN PRIMARIA EN MÉXICO". Termino de leerlo y constato una auténtica vocación de un extraordinario pedagogo y legislador.

Don Enrique nació en Kreuzlingen, Suiza en 1857, siendo el primero de 4 hijos de la pareja Rebsamen-Egloff. Su padre, una persona sumamente estudiosa y preparada, se desempeñó como director de una Escuela Normal para maestros durante más de cuatro décadas. Su madre, también de amplia instrucción, era hija del Coronel Conrado Egloff, Jefe de la Sexta División del Ejército Suizo.

Concluyó su enseñanza primaria y secundaria y la siguiente fase educativa del joven Rébsamen ya había sido determina por sus padres: comerciante. No obstante, pronto detectó que ese no era su franco camino y retomó sus estudios de educador, aprobando su examen profesional como profesor de primaria a los 19 años. Siguió complementando su base académica en Lausana y Zurich y posteriormente lo designaron director y jefe de profesores en una escuela en Baviera. Radicando en el extranjero correspondía con diversos intelectuales; uno en particular y de tinte liberal, Carlos von Gagern, lo cautivó con su obra titula "Quetzalcóatl", a raíz de la cual empezó un ferviente intercambio de reflexiones y la que despertó la curiosidad del pedagogo por el gran mundo.

Sin titubear mucho tiempo, Rébsamen desembarcó en Veracruz en 1883 con rumbo a León, Guanajuato, donde un comerciante lo había contratado para impartir clases particulares. Pronto descubrió la enorme resistencia del "omnipotente clero", como lo describe Zollinger y las dificultades que esto implicaba, por lo que en 1884 partió rumbo a la capital que fue "lo mejor que pudo haber hecho", como destaca su bisnieta, la Dra. Verónica Rébsamen R. En su nueva ciudad visitaba aplicadamente la Biblioteca de la Sociedad Mexicana de Geografía, donde estrechó lazos entrañables con Ignacio M. Altamirano. Habilidoso y dedicado como era, pronto comenzó a escribir para medios nacionales y extranjeros y no pasó mucho tiempo hasta que su trabajo resonó en las altas esferas, llamándolo el mismo Porfirio Díaz para colaborar con el Gobernador de Veracruz. Nació entonces una época detonante en la educación de México, un semillero en desarrollo de educadores.

En Orizaba se encontraron en ese momento diversos factores idóneos: el nombramiento del nuevo Gobernador Juan de la Luz Enríquez, el trabajo previo del pedagogo alemán Enrique Laubscher en una escuela modelo y los frescos conocimientos de Enrique Rébsamen, quien estuvo a cargo de la dirección científica, anexa a la escuela de Laubscher y con quien colaboró estrechamente. El éxito del programa piloto de los dos Enriques transcendió, por lo que el Gobernador General Enríquez decidió llevar a cabo una reforma educativa y asentar con ello las bases del paso natural que seguiría: la creación del modelo de Escuelas Normales a cargo de Rébsamen. Tres años después del arribo de Don Enrique a México nació la primera Escuela Normal en Jalapa, ciudad a donde poco antes habían sido transferidos los poderes estatales.

Tres años más tarde el mismo Presidente de la República inauguró el Congreso Nacional de Instrucción Pública, el primer congreso de esa naturaleza presidido por Don Justo Sierra y Rébsamen como el segundo de abordo; en dicho congreso se le encomendó asimismo a Don Enrique la Comisión de Escuelas Primarias y Normales. A este congreso le siguió el segundo en 1890. En el terreno de la educación renovada ya se empezaba a cosechar y por instrucciones del Presidente se le asignó a Rébsamen la creación de Escuelas Normales en Oaxaca, en Jalisco y la reorganización de las escuelas en Guanajuato. La reputación del trabajo de Rébsamen no se hizo esperar; paulatinamente alcanzó múltiples estados de la República en donde solicitaron el apoyo de Don Enrique para reformar sus escuelas. Finalmente, en 1901 fue nombrado Director General de la Enseñanza Normal en el Distrito Federal por el Presidente de la República, dejando atrás el estado que le había dado la bienvenida a México y con el gran pesar de innumerables personas que no escatimaron palabras de alta estimación y respeto en su despedida. Su despedida definitiva llegó en 1904, año en el que falleció Don Enrique Conrado Rébsamen.

Al inicio hago referencia a un libro que consta de 100 hojas. Le garantizo, estimado lector, que es tan solo un ápice de la vida y del actuar de E. Rébsamen. Por eso lo invito a que descubra la huella de este gran hombre; tal vez le interese descubrir las diferencias entre la educación Lancasteriana y Rebsameniana o bien las aportaciones de Rébsamen a la educación en México o bien leer el artículo publicado en la revista México Intelectual que data de 1895 acerca de la inclusión de la mujer en la educación o simplemente descubrir todas las calles en la República Mexicana que llevan el nombre de Enrique Rébsamen.

© Asociación Suiza de México, AC - Investigación y redacción: Ursula J. Stump Diestel


Los orígenes. Benemérita escuela normal veracruzana “enrique c. rébsamen”